Un nayarita en los Estados Unidos de Norteamerica

Un nayarita en los Estados Unidos de Norteamerica principal

Todo viene desde 1988. Cuando mis padres deciden dejar de trabajar para mi tío el cual vendía mariscos frescos y ellos ponen su primer negocio de mariscos preparados.

Tepic Nayarit. Una antigua ciudad llena de tanta historia y de las mejores gastronomías en México, miró nacer un negocio que crecería tanto, que sigue un legado ahora en el país vecino de USA 🇺🇸.

mariscos nayarit

Mi padre empieza con una carreta donde ponía su hielera con mariscos, sus ostiones y su olla de caldo de camarón para así iniciar con el negocio llamado: Mariscos Lalos de Tepic. Fue un negocio familiar con mis hermanos Óscar Eduardo, Patricia, Pepe y claro los anfitriones mi madre Andrea y mi padre Lalo.

Se empezó muy bien. Marisco fresco del día y año con año fue creciendo hasta lograr tener ya su local y ser un restaurante de mariscos, todo el tiempo 100% familiar.

Allí crecí yo, Freddie Rodríguez. Me conocían como “Lalito” o “El cholito”. Tuve la fortuna de nacer en USA pero desde bebé me llevaron a Tepic, donde estudié y crecí. Allá miraba a mis hermanos y padres como trabajaban y trataban a la gente. Como los atendían con cariño, profesionalismo y respeto y así crecí, queriendo ser siempre como mi gran súper héroe, como mi padre Lalo.

mariscos lalos tepic

Mi padre llegó a tener 3 restaurantes en Tepic; el primer restaurante en poner servicio a domicilio en moto con un extenso menú de mariscos. Yo en ese momento aprendí a manejar las motocicletas para repartir los pedidos, aprendí a cocinar y empecé a hacer mis propias recetas; aprendí también a meserear y lo más importante, aprendí a darme cuenta que el mejor regalo de vida, la mejor herencia que mis padres me pudieron haber dado en vida, es el comercio. Hoy tengo 33 años y soy padre de familia y mis papás están conmigo.

ASÍ LLEGAMOS A EUA.

Año 2010. En enero de ese año, mi padre y yo llegamos a Estados Unidos, llegamos derrotados buscando el famoso sueño americano. Decidimos dejar nuestro hermoso estado Nayarit a causa de la delincuencia, ya que empezaron a extorsionar a mi padre y ya no pudimos con eso.

Llegamos a EUA a trabajar, a buscar una nueva vida. Empecé a trabajar de lavaplatos; cuatro restaurantes me dieron la oportunidad de trabajar con ellos y así fue como empecé. Yo me sentía feliz; mi trabajo consistía en lavar platos para después secarlos, ordenarlos y colocarlos en “la línea” de la cocina.

Hasta que el día llegó. Ese día un cocinero faltó al trabajo y el Jefe de Cocina me pidió que me encargara de la freidora, a lo que con gusto accedí y dije: ¡ESTA ES MI OPORTUNIDAD!. Desde ese día, ya no me sacaron de la cocina y así empecé a crecer hasta que un día me dijeron:

– Freddie, habrá recorte de personal y se irán los más nuevos. Sabemos que tu sabes mucho pero no podemos hacer nada.
– Ese día, salí decepcionado y triste, pensando que todo el esfuerzo no había valido la pena.

Sin embargo, seguí luchando buscando trabajo en muchos lugares y en ese momento decidir dedicarme a otra cosa: LA MÚSICA.

Empecé a trabajar de cantante por casi 4 años. Cantaba en antros, restaurantes, fiestas y en ese trabajo y ambiente fui conociendo mucha gente, entre ellos grandes empresarios. Jamás imaginé que Dios tenía algo preparado para mi.

Yo seguía trabajando, buscando salir adelante día a día; en muchas ocasiones me quejé de Dios porque si le echaba tantas ganas, no lograba salir adelante como yo quería. A mi me gustaba ayudar a la gente; cada mes llevaba ayuda a Tijuana o Los Ángeles; ayudaba a niños con cáncer; cada mes me gustaba hacer una labor social y altruista porque no me gustaba y no me gusta ver gente sufrir, pero yo no sentía ni veía que me fuera bien y eso le reclamaba a Dios.

Pasaron años y años, aproximadamente 10 años hasta que llegó este famoso 2020, un año súper difícil, un año que batallamos tanto. Un día mi hija me dice:

– Papi, quiero pizza.

Yo no tenía ni 3 dólares para una pieza de pizza y en ese momento se me vino el mundo encima. Me armé de valor y dije: ¡NO MÁS!. Agarré mis cosas y me decidí a buscar qué vender o qué hacer para obtener dinero. En ese momento recordé que yo sabía cocinar mariscos y muchas comidas más y en ese momento lo decidí: VOY A VENDER MARISCOS, DIJE.

SE ME PRESENTÓ UNA GRAN OPORTUNIDAD.

Una persona se ofreció a fiarme el marisco en Tijuana. Por lo que decidí irme a recogerlo para después regresar a EUA y venderlo preparado. El primer día vendí todo lo que había comprado y de ahí me agarré para regresar por más marisco y se me seguía vendiendo como decimos en Nayarit: ¡COMO PAN CALIENTE!.

Desde ese día todos los días me duermo a las 12 de la noche y me levanto a las 5:00 AM para vender mis mariscos.

MI SALSAS “EL REY”

salsas el rey chimichurri chiltepin

Uno de esos días de trabajo un amigo me dice:

– Freddie, ¿por qué aparte de tus mariscos, no vendes salsas? Prepara tus propias salsas y venderlas.
Sin duda fue una gran idea. Le tomé la idea y así fue como llegaron a mi vida las salsas “El Rey”, mi primer negocio ya formalizado. Mis salsas se empezaron a vender también “como pan caliente” y se empezaron a comercializar en varios estados de EUA, específicamente en 8 estados de acá de “el norte”.

Al día de hoy, mi Empresa Salsas “El Rey” ya comercializa 3 salsas diferentes. Hoy ya preparo mis mariscos con mis propias salsas y le dan un sabor único y especial que ningún otro marisco en EUA tiene.

camarones salsas el rey

Mis mariscos se seguían vendiendo cada fin de semana; para las 4 de la tarde, terminábamos toda la producción y después de esa hora más gente nos pedía mariscos y en muchas ocasiones no nos dábamos abasto. Vendíamos en una camioneta, casa por casa y en la misma camioneta los preparábamos, ya fueran mariscos fríos o mariscos caliente. Muchos amigos que conocí en la música, fueron y son mis clientes, me hablaban para pedirme mariscos y con gusto acudía a atenderlos.

Así duramos 9 meses trabajando, en mi camioneta y casa por casa y seguimos igual, pero hace poco, mi tío Juan Vázquez, un gran ángel que Dios puso en mi camino, me dijo:

– Hijo, vamos poniendo una lonchera (FoodTruck) pero con la condición de que sean 3 más, en diferentes puntos de la ciudad.
– Por supuesto que acepté.

AÑO 2021. ¡SE VIENE LO MEJOR!

mariscos salsas estilo nayarit el rey

Estamos a días de abrir nuestra primer Lonchera (Food Truck) y la segunda ya está en progreso.

Años de lucha por lograr el sueño americano, años de esfuerzos, caídas y lágrimas, han valido la pena; hoy estoy seguro de que todo ha valido la pena. Hoy estamos a punto de lograr algo que he soñado por años.

MARISCO “EL REY” ¿POR QUÉ ESE NOMBRE?

Mi padre es El Rey de los Mariscos, el #1 en Tepic. Él fue inspiración para muchos y ahora yo quiero ser uno más.

mariscos el rey

MI MENSAJE
Raza, nayaritas, si no nos quitamos el miedo de encima, jamás lograremos lo que soñamos. Todos podemos lograrlo.

Soy Freddie Rodríguez
Los Mariscos y Salsas El Rey.

LA PROMESA
Hace muchos años me juré que si lograba cumplir mi sueño y salir adelante, seguiría ayudando a la gente. Ayudando a los niños con cáncer, a la gente en situación de calle y a todos los que Dios me permita ayudar.

AGRADECIMIENTO
Gracias a mi familia que jamás ha dejado de apoyarme y estar conmigo en todo. Lili, Paty, José, Miguel, Óscar, a mis padres Andrea y Eduardo y a Valentina, mi vida.
Gracias a mi tío Juan Vázquez y familia por el apoyo, por creer en mi y por ser los que me quitaron el miedo a seguir con esto.

Gracias a ustedes, Yo Soy de Nayarit, por su entrevista, por publicar esto en su valiosa página. ¡Muchas gracias!

¡Arriba Nayarit y arriba su gente bonita. Gente luchona y trabajadora, gente ardiente cuna de valientes!

mariscos el rey freddie rodriguez

Comentarios: