Los Carabineros de Santiago Ixcuintla

Los Carabineros de Santiago Ixcuintla

La agricultura era rudimentaria, se sembraba a piquete en unas pequeñas «rosas» que hacíamos en las faldas de los cerros, sembrabamos con un arado y uno o dos bueyes..

Nosotros teníamos unas cuantas vacas y una casita y algun otro animal, y unas armas que heredamos de mi padre cuando murió, una carabina 30 30 y una pistola calibre 44.

Mis hermanos se fueron a buscar la vida a otras partes y quedé yo como el hombre de la casa con mis hermanas y mi madre, por lo tanto las armas eran mías.

Por esa época no había en Santiago ni telégrafo ni mucho menos teléfono, las comunicaciones se hacían por medio de un Propio, que recogía las cartas en una valija cada tantos días y se las llevaba.

Las nuevas noticias nos llegaban por medio de alguna carta que recibía alguien y nos platicaba la nueva, y por las personas que pasaban por el pueblo o llegaban a algún asunto particular circunstancial o de visita.

— RUNRUNES DEL MOVIMIENTO ARMADO..

Se ecuchaban rumores de la inquietud y efervescencia en que se encontraba el país, de un movimiento armado.

La Revolución iniciaba. Yo escuchaba absorto y entusiasmado al mismo tiempo, todo lo que contaban las gentes. Me dejaban fascinado las hazañas de Juan Banderas, de Ramón Iturbe, y de otros revolucionarios que ya empezaban a hacerce de una fama y de un prestigio así como de otros tantos que ya llegarían a ser igual que ellos con el tiempo.

Juan Banderas era originario de Tepuche , en las inmediaciones de Culiacán. Se había hecho prófugo de la Justicia, a nuestros oídos llegó la noticia de que debía algunas muertes, y que lo perseguían las tropas del gobierno federal, fue a esconderse no muy lejos de Santiago en un lugar denominado Los Placeres.

Allí empezó a reclutar gente. Anteriormente había tenido un encuentro con el General Morales en El Aguajito.

Pronto se le unieron muchos partidiarios en aquellas rancherías. Juan Banderas era un hombre muy simpático, pronto se ganaba el cariño, la confianza y el afecto de todos. Lo seguían con gusto.

En esos recorridos que hacía en busca de prosélitos,

un buen día llegó a Santiago de los Caballeros, allí citó a los principales del lugar a una reunión en la Plazuela.

Asistieron muchas personas, entre ellos

Mauro Valenzuela,

Eduardo Fernández,

Candelario Ortiz,

Eligio Samaniego,

Eliseo Quintero,

Martín Elenes y su hermano Ramón,

Manuel Plascencia,

Fidel Carrillo,

los hermanos Goycochea,

Agustín Caro,

Germán Rodriguez,

Hilario Payán,

y muchas otras personas que escapan a mi memoria.

Muchos de los mencionados, con el tiempo, realizarían valiosos méritos en beneficio de la patria, y alcanzarían muchos grados dentro del Ejército Revolucionario.

TENÍA MIEDO DE PERDER LAS ARMAS HEREDADAS.

Juan Banderas no tuvo problemas para convencer a la mayoría de los asistentes que luego luego se pusieron en movimiento.

A mi casa se presentaron Mauro Valenzuela, Eduardo Fernández, y otras personas, a hablar conmigo para que los secundara.

— «Si no quieres entrarle al movimiento, –me dijeron- tendrás que proporcionarnos las armas que te dejó tu padre, y algunas bestias que necesitaremos.»

Con tan convincente argumento, no tuvieron dificultad en convencerme— yo no quería perder mis armas , por haber sido heredadas de mi padre, y por el aprecio que siempre les tuve.. Y además, ya había soñado en los momentos que tuve de soledad, con participar en aventuras que despertaran la admiración de los demás.

Tendría entonces unos 18 años, y ya se agitaban en mi los deseos y los ideales de un México mejor.

Al día siguiente fueron por mi aquellas gentes y me dijeron:

¡Alistate! Vamos a Culiacán, y si todo sale bien, regresaremos en unos días. Formabamos un batallón de dos mil personas de a pie y de a caballo, las que siguiendo a Juan Banderas, empezamos a bajar rumbo a Culiacán´.

.. A nuestro paso por Badiraguato, permanecimos allí una semana, y el continente aumentó con más gente muy entusiasmada..

Libro LOS CARABINEROS DE SANTIAGO, de Carlos Manuel Aguirre, memorias de don Jesús Caro Iribe, Soldado con limpia hoja de servicio ejemplar a México.

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Los Carabineros de Santiago Ixcuintla

Más Noticias AQUÍ

Comentarios: